Tormentas de pedrisco

Las tormentas de pedrisco fueron el riesgo meteorológico más dañino para el conjunto de la agricultura española durante 2020. Su aparición recurrente y, además, fuertemente perjudicial sobre las producciones agrícolas, hace que el total de las indemnizaciones por pedrisco registradas en los últimos cinco años se eleve a millones de euros.

¿Qué es el pedrisco?

El pedrisco, también conocido como granizo, es un tipo de precipitación sólida que se compone de bolas o grumos irregulares de hielo, cada uno de los cuales se refiere como una piedra de granizo.

A diferencia del granizo blando (que está formado por escarcha y granizo, que son más pequeñas y translúcidas), el granizo está formado, principalmente de hielo de agua y su tamaño puede variar entre los 5 y 50 milímetros de diámetro, e incluso superar esa medida.

Piedras de granizo.

¿Cómo puede afectar este fenómeno a los cultivos?

Las tormentas de pedrisco dejan importantes daños en los cultivos de las poblaciones afectadas.

Por lo general, el cultivo de fruta (de hueso y de pepita, cítricos, caqui, cereza…) fue la más perjudicada, y en concreto las producciones de fruta dulce como el melocotón, albaricoque, pera, ciruela y manzana. La uva de vino y los cultivos herbáceos también se vieron muy dañados por el impacto del pedrisco aunque el grado de afección es muy variable dependiendo de la zona y de la edad de la plantación.

A estos daños se ha de añadir los causados por el embalsado del agua en los campos, que se ven pasados unos días con la evolución de los cultivos.

Cada vez más violentas y frecuentes

Durante el pasado año, las tormentas de pedrisco se iniciaron más temprano que en otras ocasiones, durante el mes de enero. Desde entonces, se repitieron hasta finales de año, resultando los meses de junio y julio los más dañinos para el campo, debido a las intensas tormentas registradas en junio en el valle del Ebro y el levante, que dejaron graves siniestros en producciones de fruta de hueso, cereales, cítricos y uva de mesa; así como a las sufridas en julio en Valencia, Ciudad Real y Cuenca, con fuertes daños en la uva de vino.

Es importante destacar que en el periodo comprendido entre el 7 de abril y el 30 de agosto, aseguradoras como Agroseguro, recibieron siniestros por pedrisco todos los días.

¿Ha sufrido daños por estas tormentas alguna vez? ¿Cómo afectaron a tu cultivo? ¡Coméntalo con profesionales del sector!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *